Liposuccion De Brazos

Liposucción de brazos

La liposucción en brazos es un procedimiento quirúrgico efectivo para combatir el problema de exceso de grasa y flacidez en dicha zona corporal.

Esta técnica se ha convertido en una de las más comunes de la cirugía estética, ya que brinda buenos resultados, la recuperación es rápida y no existen complicaciones. Además, de que la intervención en los brazos genera un contorneado corporal que perdura por un gran tiempo y que es más complicado lograr únicamente con masajes o ejercicio.

Para obtener un resultado óptimo es importante que el cirujano plástico elija la técnica de cirugía de brazos que mejor se adapte al paciente para cubrir las necesidades que se requiera. 

Este tipo de procedimiento es una estupenda opción para aquellos que deseen conseguir resultados significativos, con cicatrices mínimas o invisibles que eliminen la flacidez moderada y el perímetro de los brazos, para que así se pueda usar con mayor confianza ropa sin mangas o la piel 100% expuesta. 

Previo a la intervención es importante resolver todas las dudas con tu cirujano plástico, realizar exámenes de laboratorio y tomar algunas medidas como mantener una dieta saludable, no fumar, no consumir bebidas alcohólicas, tonificar un poco el músculo de los brazos y evitar el uso de algunos medicamentos como anticonceptivos, ácido acetilsalicílico, entre otros.

Ventajas de la liposucción en brazos

  • La recuperación posterior a la operación de brazos es rápida
  • Los resultados son duraderos
  • La intervención es rápida y mínimamente invasiva
  • Es un método que causa mínimo dolor
  • No es necesario el uso de anestesia total 
  • Se puede combinar con un procedimiento de lifting de brazos
  • La mayoría de los pacientes es capaz de utilizar sus brazos y realizar actividades físicas moderadas en un lapso de 1 a 2 días
  • Por lo regular, se nota una mejoría en el tono de la piel y la firmeza de la misma 
  •  Este tipo de cirugía de brazos, reduce en gran medida el exceso de grasa no solo en la zona principal, sino también alrededor de axilas y hombros

Desventajas de la liposucción de brazos

  • No todos son candidatos. Se recomienda contar con buena salud en general y no tener demasiada laxitud y exceso de piel. 
  • No se permite conducir después de la cirugía
  • No se logra un lifting completo de la piel excedente
  • Puede causar moretones leves
  • Pueden quedar irregularidades en la zona
  • Puedes existir una hinchazón moderada
  • Puede existir acumulación de seroma
  • Es recomendable hacerse drenajes linfáticos
  • Resultados visibles pasados los 2-3 meses 
  •  
Preguntas Frecuentes

El procedimiento quirúrgico más común es la liposucción tumescente. Se puede realizar bajo anestesia local y sedación o con anestesia general.

La anestesia local por sí sola no es recomendable ya que esta es una cirugía estética extensa.

 

Se hacen pequeñas incisiones de menos de 3 mm, comúnmente cerca del codo, se introduce una cánula especial para eliminar el exceso de grasa de la cara interna de los brazos.

El tiempo de cirugía es de aproximadamente hora u hora y media, donde al finalizar, se colocan unos manguitos de presoterapia con la finalidad de generar un drenaje linfático durante los siguientes dos meses.

No hay que olvidar la importancia de acudir a una valoración médica para obtener un diagnóstico y con base a ello determinar la técnica quirúrgica más adecuada para cada caso en específico y con base a ello poder armar un presupuesto personalizado.

 

Posteriormente a la intervención los pacientes que sean sometidos a esta deberán consumir analgésicos, antiinflamatorios y antibióticos para controlar el dolor, la inflamación y evitar infecciones de igual forma se tendrá que utilizar una faja compresiva especial para los brazos con el fin de controlar el proceso inflamatorio, promover el riego sanguíneo y ayudar a que el exceso de piel que llegue a existir se adhiera al músculo.

La intervención es ambulatoria por lo que el mismo día el paciente podrá regresar a su casa y mover los brazos a su voluntad.  

El dolor de la intervención es bajo, pero también hay que considerar el umbral de cada individuo. Durante la primera semana el paciente tendrá una ligera limitación en los movimientos de los brazos causado por la inflamación; sin embargo, es importante no mantener los brazos inmovilizados para agilizar la recuperación. 

A partir de la segunda semana posterior a la intervención es importante que el paciente empiece a realizar algunos estiramientos para evitar la aparición de fibrosis y volver a su actividad normal rápidamente. Las actividades deportivas de alto impacto deben ser retomadas a partir de la semana 4 ya que el proceso inflamatorio ha disminuido.

Conoce más procedimientos de Brazos
¿Tienes alguna consulta?

Av. Baja California 261 Piso 7 – 20, Col.

Hipódromo, México D.F. 06100

    [anr_nocaptcha g-recaptcha-response]


    WhatsApp chat