Lipoescultura

Lipoescultura

La lipoescultura es el término que se da a la técnica usada para esculpir tu figura, eliminando depósitos de grasa localizados y haciendo una lipoinfiltración en zonas determinadas en el diagnóstico para mejorar la silueta.

Tanto en hombres como en mujeres el procedimiento es similar: primero se hace una evaluación de las condiciones de la piel y del contorno corporal que se va a mejorar; luego se señalan las zonas que se van a trabajar, y tercero, dependiendo del tipo de liposucción que se vaya a realizar; se procede a extraer la grasa y a reacomodarla en otras zonas donde se desee aumentar. La mejor manera de moldear el cuerpo es con la grasa propia y no invadirlo con otro tipo de sustancias que a largo plazo pueden ser nocivas para la salud y perjudiciales para el cuerpo. La lipoescultura es frecuente en hombres entre 30 y 45 años de edad, quienes empiezan a percibir un aumento de peso y, algunos, tienden a volverse mucho más sedentarios.

¿Cómo se realiza la lipoescultura?

Se realiza introduciendo una cánula bajo la dermis a través de incisiones muy pequeñas para hacer una liposucción de abdomen, posteriormente esta grasa extraida se infiltra en otra zona del cuerpo para mejorar el contorno. La técnica será seleccionada por el cirujano dependiendo del área a tratar y los objetivos específicos de cada paciente.

Las zonas más comunes para extraer grasa son:

  • Abdomen
  • Espalda y tórax
  • Cadera
  • Muslos
  • Brazos

Los resultados de la lipoescultura son duraderos o permanentes si el paciente mantiene un estilo de vida saludable.

Preguntas Frecuentes

Los candidatos para la lipoescultura son hombres y mujeres mayores de 18 años con un buen estado de salud, sin obesidad o  afecciones que puedan causar complicaciones durante la cirugía y que buscan mejorar el contorno corporal.

Es importante aclarar que la lipoescultura no es una alternativa para bajar de peso o eliminar celulitis.

El procedimiento se hace bajo anestesia general con la supervisión de un anestesiólogo. 

Esta intervención toma de tres a cinco horas dependiendo de la técnica seleccionada por el cirujano.

El tiempo de recuperación es aproximadamente de treinta días. Es importante seguir las indicaciones del médico. El paciente deberá usar faja postoperatoria y asistir a las sesiones de drenaje linfático para evitar complicaciones y gozar de una rápida recuperación. Podrá volver a sus actividades normales de manera gradual.

Ficha técnica
Hospitalización: 1 noche

Anestesia: General

Tiempo de la Cirugía: 5 Horas

Tiempo de Reposo: 30 días

Conoce más procedimientos de Abdomen
¿Tienes alguna consulta?

Av. Baja California 261 Piso 7 – 20, Col.

Hipódromo, México D.F. 06100


    Ir arriba
    WhatsApp chat