Procedimientos No Quirurgicos

Toxina Botulínica

El procedimiento cosmético más popular y mínimamente invasivo para tratar las líneas de expresión y arrugas faciales es la toxina botulínica o Bótox®. Las inyecciones se pueden aplicar en las líneas de frente, entrecejo, “patas de gallo” y cuello, por lo que el rostro se ve más fresco y joven. 

Por ser indoloro, no es necesaria la anestesia ni la hospitalización. Por lo general, una sesión dura 20 minutos. La recuperación es inmediata y en 3 días ya podrás notar los resultados. Los efectos pueden durar de 4-6 meses y el tratamiento puede realizarse hasta 2 veces al año.