José Cortés Arreguin - Doctoralia.com.mx

¿Quiénes son candidatos para una blefaroplastia?

La blefaroplastia corrige los párpados superiores caídos y las bolsas que se producen en los párpados inferiores mediante un proceso quirúrgico. Con esta intervención quirúrgica la persona puede solucionar el aspecto estético de la mirada cansada que hace parecer al paciente mayor de lo que realmente es. En algunos casos es necesaria la blefaroplastia para corregir los problemas de visión producidos por los párpados superiores extremadamente caídos.

La blefaroplastia, o comúnmente llamada operación de parpados caídos, puede ser acompañada por otros procedimientos estéticos complementarios para lograr  el rejuvenecimiento total de la mirada que tanto anhela la persona.

La blefaroplastia te ayudará a tener una mirada más joven

Sin embargo, no todas las personas son candidatos ideales para la cirugía de párpados. Las personas deben de comprender que la blefaroplastia se realiza exclusivamente para eliminar las bolsas debajo de los ojos, corregir los párpados superiores hinchados y restaurar la visión obstruida debido al exceso de piel y grasa en los párpados. 

La presencia de algunas afecciones oftalmológicas y médicas puede impedir que se pueda realizar esta cirugía de corrección de párpados.

Respecto a quiénes son candidatos para una blefaroplastia, los candidatos ideales para someterse a ella son aquellas personas que buscan una mejoría y no una perfección absoluta en su apariencia. 

Si la persona tiene un buen estado general de salud -ya que, como cualquier otra operación, la blefaroplastia entraña riesgos-, estabilidad psicológica y es realista en sus expectativas, será un buen candidato. 

Por lo general, los pacientes que demandan este tipo de intervención suelen ser mayores de 35 años, salvo casos excepcionales de personas más jóvenes con tendencia clara a desarrollar bolsas en los ojos.

Los pacientes que presentan predominantemente un surco pronunciado en la ojera pero sin bolsas y sin laxitud del párpado no suelen ser buenos candidatos a una blefaroplastia inferior. En cambio, pueden beneficiarse de tratamientos no quirúrgicos que buscan aportar volumen al párpado inferior para eliminar dichos surcos.

Tras la  blefaroplastia inferior, el aspecto y la imagen personal mejoran considerablemente, sin sufrir cambios drásticos en la apariencia y sin parecer otra persona.

Tras comprobar que el paciente cumple con los requisitos mínimos, el hecho de  tener uno o varios de los siguientes problemas pueden mostrar que se trata de un  buen candidato a para este tipo de intervenciones:

  • Un exceso de piel que oscurece el pliegue natural del párpado superior;
  • Piel colgando hacia abajo desde los párpados superiores, en algunos casos dificultando la visión; 
  • Un aspecto hinchado en los párpados superiores, que da apariencia de cansancio, exceso de piel y arrugas finas en los párpados inferiores
  • Bolsas y ojeras bajo los ojos o párpados inferiores caídos.

En los párpados superiores las incisiones se esconden en los pliegues naturales de los párpados. En los inferiores se sitúan debajo de las pestañas o más frecuentemente por dentro de estos (blefaroplastia transconjuntival).

El gran beneficio de la blefaroplastia transconjuntival es que esta blefaroplastia no altera el músculo orbicular periocular, de manera que la expresividad ocular se mantiene indemne.

En pacientes de avanzada edad y de forma ocasional, el ligamento de inserción de los párpados se alarga y se desplaza el ángulo externo del ojo hacia abajo y adentro con la consiguiente disminución de la anchura del ojo. El aumento de la curvatura del borde palpebral inferior y a caída lateral del ojo produce un aspecto triste al paciente. Es en estos casos, cuando el cirujano plástico aconseja una cantopexia-cantoplastia para mejorar los ángulos laterales de los párpados y dar un aspecto de  mayor alegría a su imagen.

En otros casos, en pacientes jóvenes en los que sólo hay exceso de grasa, se puede realizar una blefaroplastia transconjuntival de los párpados inferiores. La incisión se coloca en el interior del párpado inferior, no dejando cicatriz visible.

Olvídate de las antiestéticas bolsas de ojos

La mayoría de los pacientes describen el período de recuperación de una cirugía de blefaroplastia como una fase relativamente fácil. Normalmente durante la recuperación no hay ninguna molestia y pueden volver a las actividades normales tras varios días  después de la intervención:

  • La persona puede reanudar actividades intensas de fitness como  pesas  o ejercicio cardiovascular de alto impacto en unas cuatro semanas después de la cirugía.
  • El paciente debe de evitar agacharse y levantar objetos pesados durante las dos semanas después de la cirugía.
  • La mayor parte de los pacientes podrán incorporarse a su vida normal en unos 10 a 12 días tras la intervención.
  • A veces, tras la blefaroplastia se presenta cierta dificultad en la acomodación de la vista, que desaparece a las dos o tres semanas de la intervención. 
  • También puede aparecer una conjuntivitis y hematomas subconjuntival, los cuales cesan rápidamente con el tratamiento adecuado.
  • En los primeros días puede suceder que durante el sueño no se cierren completamente los párpados, lo cual es normal. Cuando el músculo orbicular recupere su tono, se corregirá dicha disfunción.

El nivel de satisfacción en este tipo de intervenciones es muy elevado, obteniéndose varios beneficios y unos resultados muy favorables y duraderos. De hecho, por regla general, las bolsas en los párpados no suelen volver a aparecer.

Posts Relacionados

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Post comment

WhatsApp Contáctame